‘Figuras ocultas’, figuras a reivindicar

Estos días nos vamos a hartar de escuchar noticias sobre la brecha salarial entre hombres y mujeres, sobre los pocos cargos de responsabilidad que proporcionalmente ostentamos, sobre la diferente carga de trabajo doméstico que asumen unos y otras, sobre la enorme cantidad de mujeres que sufren violencia doméstica y de género… y sobre micromachismos, protagonistas últimamente de multitud de artículos y vídeos.

No es para menos. Todavía queda mucho por hacer. Demasiado. Y eso que aquí podemos sentirnos afortunadas en comparación con mujeres de otros países. Es descorazonador escuchar a mujeres como Rosa María Calaf decir que conseguir la plena igualdad dentro de 70 años es una previsión muy optimista. Así que no hay que desfallecer.

Lo dijo en este Salvados, en el que Jordi Évole señalaba que solo el 7,5% de los referentes culturales y científicos en los libros de la ESO son mujeres y que en los 115 años de historia de los premios Nobel solo lo han ganado 49 mujeres frente a 833 hombres. De los 8.000 cuadros del Prado y solo hay cuatro de mujeres expuestos, apuntaba Calaf.

Mara Dierssen, neurobióloga, profesora universitaria y una de las investigadoras más destacadas a nivel mundial en síndrome de Down, destacaba que se conocen muchísimos más científicos que científicas (aquí, algunas). Por eso, para poner a estas mujeres en el lugar que se merecen, el que les pertenece, el que se han ganado, son tan importantes libros como Las brujas de la noche, sobre las aviadoras soviéticas durante la II Guerra Mundial (en la lista de pendientes para este año), películas como Figuras ocultas o incluso documentales como A 20 pasos de la fama, ganador de un Oscar.

Basada en el libro homónimo de Margot Lee Shetterly, Figuras ocultas narra la historia de las matemáticas Katherine Johnson (Taraji P. Henson) y Dorothy Vaughan (Octavia Spencer), y la ingeniera Mary Jackson (Janelle Monáe), quienes a principios de los sesenta trabajaron en el proyecto de la NASA para poner en órbita al astronauta John Glenn, el primer astronauta estadounidense en lograrlo y el segundo del mundo tras el ruso Yuri Gagarin.

Se trata de una comedia con tintes amargos y dolorosos pero que deja un muy buen sabor de boca. Una feel-good movie, que le llaman en Hollywood y que, por cierto, está muy bien hecha. Sus tres protagonistas están magníficas y generan una muy buena química, y completan el reparto Kevin Costner, Jim Parsons, Kirsten Dunst y Mahershala Ali, quien se hizo con el Oscar a mejor actor de reparto por Moonlight y al que vimos en la espléndida serie House of cards.

Katherine Johnson, Taraji P. Henson, Figuras ocultas, NASA, Kevin Costner, Jim Parsons
Katherine Johnson (Taraji P. Henson) realizando unos cálculos junto a sus compañeros del proyecto Friendship7.

Johnson, Vaughan y Jackson (aquí, las reales) trabajaban en la West Area Computer Unit, la sección de “computadoras humanas” negras de la agencia espacial, que en parte se creó por la movilización de los hombres durante la II Guerra Mundial. Hacían complicados cálculos matemáticos para liberar a los ingenieros de esas tareas antes de la invención de los superordenadores pero la ley de Virginia las obligaba a trabajar apartadas de sus compañeras blancas, así como a utilizar comedores y baños separados.

En plena Guerra Fría, su trabajo resultó indispensable para los avances que permitieron los viajes espaciales, pero debieron luchar en un entorno blanco y masculino contra la discriminación que sufrían tanto por ser afroamericanas (la cinta nos recuerda lo cruel y absurdo de la segregación racial) como por ser mujeres. No desistieron y son mujeres admirables e inspiradoras.

Janelle Monae, Taraji P. Henson, Octavia Spencer, Figuras ocultas, NASA, blog de cine
Janelle Monae, Taraji P. Henson y Octavia Spencer encarnando a las tres protagonistas de ‘Figuras ocultas’.

Katherine Johnson, que sigue viva con 98 años, se graduó en la universidad a los 18 aunque la mayoría de sus compañeras de colegio no pudieron acabar la escuela y calculó el vuelo del Apolo 11 a la Luna en 1969. Dorothy Vaughan se convirtió en la primera mujer afroamericana en llegar a un puesto de dirección en la NASA. Mary Jackson, licenciada en matemáticas y física, se convirtió en la primera ingeniera afroamericana de la agencia tras realizar la formación correspondiente con la autorización de un juez.

La lucha continúa porque, como apuntó Ana Alfageme el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, la probabilidad de que una niña se gradúe de una carrera científica es del 18%, nueve puntos menos que la de un niño, según la Unesco. Así que animad a las niñas de vuestro entorno y descubridles personajes tan inspiradores como las tras protagonistas de Figuras ocultas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s