Pastel de queso ricota

Hace unos días os explicaba que unos amigos vegetarianos vinieron a cenar y les preparé estas deliciosas hamburguesas de lentejas y garbanzos acompañadas de salsa de yogur y una ensalada. Una cena muy sana si no hubiera sido por el vino y la crema de orujo que trajeron y por la tarta de queso que hice de postre: una unión de bizcocho y crema de queso que también encontré en El Comidista, aunque yo no le añadí pepitas de chocolate, cosa que a ellos pareció no importarles, encantados como estaban de hacer de conejillos de Indias.

tarta, pastel, queso, ricota, gastroblog, Las cosas de ParísComo avisa Mikel Iturriaga, las cantidades son para un molde de 30 centímetros. Si el vuestro es más pequeño, no uséis toda la masa de bizcocho o se os quedará medio cruda y será un desastre. Yo le hice caso y me quedó perfecta (bueno, debí extenderla algo mejor para que quedara más uniforme, pero son minucias), y la masa sobrante la aproveché para rellenar dos moldes de magdalenas y así tener desayuno para el día siguiente.

Mientras calentamos el horno a 180 grados, mezclamos 600 gramos de ricota, 250 de azúcar, dos huevos y dos yemas y batimos bien hasta conseguir una masa homogénea (Mikel le añade 20 gramos de chocolate en trocitos). En otro bol, batimos tres huevos, 200 gramos de azúcar y 100 de mantequilla derretida. Incorporamos 300 gramos de harina y medio sobre de levadura Royal, y mezclamos bien con una cuchara.

Extendemos esta última masa en un molde redondo de 30 centímetros (o más pequeño pero sin usar toda la mezcla), repartiéndola bien por la base y las paredes hasta que quede fina y uniforme (y no os preocupéis porque se desmolda con bastante facilidad). Vertemos la mezcla de queso por encima, la horneamos 45 minutos y la dejamos enfriar.

Se puede servir tal cual o con una jarrita de vino dulce para echar un chorrito por encima o con mermelada de frutos rojos. Para mi gusto es un poco demasiado dulce, pero está deliciosa y la repetiré seguro como postre o merienda, para agasajar a mis invitados o a mis anfitriones. Cualquier excusa es buena. Y pensar que hasta hace unos años no me gustaban las tartas de queso porque solo conocía las de Royal. ¡Viva las tartas de queso horneadas!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s