Reflexiones de una conductora novel

Hace cuatro meses que me saqué el carnet de conducir, la falta de tiempo fue mi gran excusa durante años pero en realidad es que no tenía interés alguno. Las cosas han cambiado y, desde hace dos meses, conduzco 45 kilómetros a diario. Soy plenamente consciente de que me falta muchísima experiencia pero ya me perdonaréis si hoy dejo los libros, las pelis y las recetas para hablaros de mi corto bagaje al volante a raíz de una propuesta del RACC que, aunque me parece correcta, no deja de tocarme las narices.

El RACC sostiene que las autoescuelas españolas, más que enseñar a conducir, enseñan a aprobar los exámenes para obtener el carnet -algo de lo que, en su momento, ya me avisó mi querido hermano y de lo que me fui dando cuenta durante el proceso-. Según ocho de cada diez profesores de su red de autoescuelas, una de las principales carencias de los conductores noveles es la de saber reaccionar ante situaciones de emergencia. Es por eso que propone instaurar un curso obligatorio de conducción segura un año después de obtener el permiso de conducir.

A mí me gusta la idea. De hecho, como cada vez me siento más cómoda con mi coche -me ha ayudado mucho el tener que cogerlo a diario-, me he planteado hacer algún curso para saber qué hacer en estas situaciones y así sentirme más segura porque en la autoescuela no te lo explican. Claro que suficiente tienes entonces como para asimilar aun más cosas. Países como Austria, Suiza, Luxemburgo y Finlandia han conseguido buenos resultados con iniciativas similares.

Sin embargo, tiene narices que quien haga la propuesta sea la mayor red de autoescuelas de España -en la que, por lo que dicen sus profesores, tampoco se enseña a reaccionar en casos de emergencia- y que, menuda casualidad, disponga de tres escuelas de conducción segura. Y, además, la idea fue presentada por el director de marketing de la compañía. No digo que no se preocupen por mejorar la seguridad vial, pero a veces parece que el mundo solo se mueve por interés.

Evidentemente, los noveles podemos ser imprevisibles, por eso llevamos un cartel verde bien visible, pero cuando ves que la mayoría de coches no usa el carril exterior para salir de las rotondas; que muchos conductores no usan los intermitentes, solo lo dejan parpadear una vez o los conectan cuando ya han iniciado la maniobra; que a menudo vas más rápido por el carril derecho de la autopista que por el central porque hay vehículos a 90 aunque no haya tráfico; que se te pegan detrás sin respetar la distancia de seguridad; que algunos se creen que el carril de incorporación/aceleración tiene prioridad sobre el resto… a veces, te preguntas si el certificado médico es suficiente para renovarse el carnet.

De hecho, y aunque quedó relegado a un segundo plano, el RACC también propone sustituir la revisión médica por un “proceso progresivo de la formación” del conductor para renovarse el permiso. Si la educación continua parece un mantra en la vida profesional, ¿por qué no aplicarla al volante? Nueve de cada diez de sus profesores apuestan por revisar los contenidos teóricos y prácticos a lo largo de la vida del conductor. ¿O es que todo el mundo se acuerda de lo que aprendió en el último año de colegio, de instituto o de universidad? Pues eso. Y por cierto, señores de la DGT y del SCT, un buzón donde resolver dudas ¡no estaría nada mal!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s