‘El libro de los Baltimore’

Uno de los retos que encontré para leer más y más variado fue el de leer un libro en otro idioma (y el catalán no cuenta porque es mi lengua materna). Como me siento más cómoda con el francés que con el inglés y ya había hecho un curso de fotografía en este último idioma, me decanté por el primero y me lancé a por El libro de los Baltimore, de Joël Dicker, el suizo que tanto lo petó hace tres veranos con La verdad sobre el caso Harry Quebert.

El libro de los Baltimore, Joël Dicker, blog de libros, literatura
La versión impresa en castellano.

En general, me ha gustado pero no fue una buena elección por dos motivos. El primero de ellos fue que no comprobé su volumen y como bien me dijo una prima mía, cuando no dominamos un idioma, es mejor elegir libros más cortos. Un buen consejo que recibí demasiado tarde en esta ocasión pero que, obviamente, tendré en cuenta la próxima vez. Además, Dicker se enrolla como una persiana: no necesito 150 páginas para saber lo mucho que el protagonista admira a sus tíos y quiere a sus primos.

El segundo error fue pensar que se trataba de una novela negra, uno de mis géneros favoritos. Un error que no solo cometí yo, así que estáis avisados. El libro de los Baltimore comparte protagonista y narrador con La verdad sobre el caso Harry Quebert, el escritor Marcus Goldman -quien de nuevo está escribiendo una novela y nos cuenta el proceso-, pero no el género literario: es un dramón familiar.

A través de continuos saltos en el tiempo y siempre respecto a una fecha, “el Drama”, Dicker narra la historia de las dos ramas de la familia Goldman: los Baltimore y los de Montclair, a la que pertenece Marcus. Estos últimos son una familia de clase media que vive en una pequeña casa en Nueva Jersey. Los Baltimore, en cambio, son una familia acomodada que reside en una lujosa mansión en un buen barrio de Baltimore y pasa las vacaciones en Miami y en los Hamptons. O, al menos, hasta que sucede “el Drama”.

Soy consciente de las trabas que me ha supuesto el idioma. De habérmelo leído en castellano o catalán, hubiera acabado mucho antes -lo entendía todo pero me exigía una mayor concentración-, especialmente si siguiera desplazándome en transporte público. Ese no acabar nunca desalienta un poco, de ahí que la próxima vez tenga en cuenta el consejo de mi prima. Sin embargo, la historia que narra no es tan adictiva ni estimulante como la anterior, sigues la historia con interés pero sin emoción. Casi 500 páginas para saber qué es “el Drama” es demasiado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s