Enero, mes de nuevos retos

Ya está aquí 2017 y con él los buenos propósitos que en su mayoría serán papel mojado en febrero. Tengo varios pero los principales son comer más sano (he mejorado pero me siguen faltando raciones de pescado y legumbres), tomarme las cosas con calma… y, sobre todo, seguir haciendo excursiones (¡con mi coche! el año pasado me saqué el carné y borré uno de los puntos perpetuos de mi lista) y actividades culturales (en 2016 se redujeron un poco respecto al año anterior).

Este último propósito es un poco amplio: pelis, exposiciones, teatro, conciertos… y leer más porque el no ir cada día en metro ha reducido drásticamente mis lecturas (no nos engañemos, en casa es más fácil ponerse la tele que abrir un libro y concentrarse), así que debo diseñar una estrategia. Por eso y para los que también os habéis propuesto leer más este año, aquí tenéis algunas de las ideas para conseguirlo que más me han gustado de entre las que recopiló Verne hace justo un año.

Una de las primeras recomendaciones es buscar tiempo dentro de tus rutinas diarias. ¿De verdad necesitamos destinar casi tres horas de nuestro tiempo libre diario a navegar por Internet? (Otro buen propósito: reducir el uso del móvil) Si podemos consultarlo en el autobús (no os perdáis este divertidísimo artículo sobre 6 cosas que hacíamos en el transporte público antes de tener móvil), en la cola del supermercado, con la tele puesta e, incluso, andando por la calle, ¿por qué no aprovechar el tiempo para leer?

Tampoco se trata de dejar todo lo demás para leer como posesos. No me he fijado una cifra y si lo hiciera estaría muy por debajo del medio centenar que se proponen algunos (doce ya será todo un logro). También voy a seguir tres premisas básicas. La primera: si el libro te aburre, déjalo. Hay demasiados buenos títulos como para perder el tiempo con uno que no te guste (tu librero, blogs como Los libros de las ilusiones y páginas como Goodreads y Book Riot pueden servirte de inspiración).

libros, literatura, #readingissexy
Si es que ya lo veis, leer es sexy, además de divertido, enriquecedor, apasionante…

La segunda: recurrir a la biblioteca y a los libros electrónicos (las bibliotecas de la Diputació de Barcelona prestan ebooks para dispositivos que no sean Kindle y puedes encontrar cientos de novelas en el Proyecto Gutenberg y Archive.org). Se trata de una recomendación especialmente indicada para quienes temen agravar su tsundoku (palabra japonesa para describir el hecho de amontonar libros sin leer), en las estanterías no les caben más libros, van justos de pasta o quieren combatir la deforestación.

Y la tercera premisa, seguramente la más importante: alternar temas, autores, géneros y longitudes. Aun a riesgo de llevarte alguna decepción, seguro que la mayoría de veces te obtendrás sorpresas de lo más agradables al salir de tu zona de confort literaria. A mí me pasó, por ejemplo, con Guerra Mundial Z. Los zombis no son lo mío y la ciencia ficción tampoco se encuentra entre mis géneros preferidos pero esta novela de Max Brooks me encantó. Y lo mismo con El juego de Ender, de Orson Scott Card, y Soy leyenda, de Richard Matheson y que poco se parece a la versión cinematográfica.

Ideas para una mayor variedad

Con el objetivo de leer más y más variado, blogs como Librópatas proponen retos anuales como leer el libro favorito de algún amigo o familiar, uno cuyo protagonista tenga la misma profesión que tú, una novela gráfica, uno cuya adaptación cinematográfica llegue este año a los cines, un libro de uno de tus autores favoritos cuando eras niño, el libro favorito de uno de tus escritores favoritos… pero también uno escrito antes de 1800, uno de una autora africana, un clásico de la literatura asiática o un libro de un autor que haya ganado un Nobel.

En su reto del año pasado, Book Riot proponía leer una novela de terror, un libro de no ficción sobre ciencia, una novela postapocalíptica o una distopía, un libro publicado en la década de tu nacimiento, uno de más de 500 páginas y otro de menos de 100, uno (ficción o no) sobre religión y otro sobre política, una ficción histórica que transcurra antes de 1900, una obra de teatro, uno cuyo protagonista tenga una enfermedad mental…

Otras sugerencias de Bustle y PopSugar son leer un libro sobre cultura indígena, una historia que transcurra en Oriente Próximo, un libro sobre mujeres en guerra, otro cuyo protagonista sea un inmigrante o un refugiado, un libro de poesía contemporánea, un título basado en un cuento de hadas, otro que transcurra en una isla, uno que te haga reír… Cierto es que algunos títulos pueden servir para tachar varias características pero en recomiendan contar solo una por libro, precisamente para leer más y más variado. Por cierto, ¡acepto sugerencias!

Anuncios

6 comentarios en “Enero, mes de nuevos retos

  1. He comprobado que soy de la sección de los “tsundoku”. Pueden más las ganas que el tiempo que puedo dedicar a leer! Aunque me dicen que es cuestión de prioridades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s