‘Narcos’

Si el verano fue de Stranger things, para nosotros la serie del otoño ha sido Narcos. No guardan relación la una con la otra, los únicos puntos en común son que ambas han sido producidas por Netflix y que son maravillosas, pese a que la segunda no figure entre las recién nominadas a los Globos de Oro. Claro que la última temporada de House of cards tampoco es candidata a mejor serie de drama y cada capítulo merecía un aplauso. Por cierto, señores de Netflix, ¿cómo puede ser que siendo una serie de producción propia no hayáis colgado la cuarta temporada emitida hace meses en Movistar+?

Narcos, Pablo Escobar, Wagner Moura, Netflix, cocaína, narcotráfico, narcoterrorismo, cártel de Medellín
Narcos también muestra la fundación del cártel de Medellín, liderado por Pablo Escobar (Wagner Moura).

Pero volvamos al tema de hoy: la espléndida Narcos. Como seguramente ya sabréis aunque no la hayáis visto todavía, las dos primeras temporadas de la serie giran en torno al líder del cártel de Medellín, Pablo Emilio Escobar Gaviria, y los esfuerzos de las autoridades colombianas y estadounidenses por darle caza en una persecución que se convirtió en una guerra abierta entre narcotraficantes, gobierno y paramilitares que dejó cientos de muertos en Colombia a lo largo de más de una década.

Estados Unidos participó activamente en la lucha (y, para bien y para mal, en qué país no se ha metido) porque el cártel de Medellín llegó a controlar la producción y venta del 75% de la droga que cruzaba su frontera, así como más del 80% de la producción mundial. De hecho, el narrador de la serie es el agente de la DEA Steve Murphy (Boyd Holbrook), un personaje real igual que su compañero, Javier Peña (Pedro Pascal). Ello roba un poco de protagonismo a la unidad de operaciones especiales de la policía colombiana creada para detener a Escobar con agentes que no eran sobornados.

Algunos, seguramente los que no han visto la serie, dicen que enaltece la figura de Escobar, que lo presenta de tal modo que el espectador pueda empatizar con él. Nada más lejos. Por mucho que quisiera a su familia, Escobar llegó a ser el hombre más poderoso de la mafia colombiana a base de sangre, asesinatos y atentados. Ahí están las imágenes de la época que lo atestiguan (e Internet). Su uso es un gran acierto especialmente para dar credibilidad a los detalles más inverosímiles, que no son tanto los ficticios (no olvidemos que se trata de una serie) como los reales.

coronel Carrillo, Maurice Compte, Steve Murphy, Boyd Holbrook, Javier Peña, Pedro Pascal, Narcos, Pablo Escobar, Netflix, cocaína, narcotráfico, narcoterrorismo, DEA
El coronel Carrillo (Maurice Compte) y los agentes de la DEA Steve Murphy (Boyd Holbrook) y Javier Peña (Pedro Pascal).

Un ejemplo, la inmensa fortuna que cosechó Escobar, uno de los hombres más ricos del mundo según la revista Forbes durante siete años consecutivos. Tenía tanto dinero que tenía más de 500 fincas con dinero enterrado en ellas, más de 200 animales de especies exóticas (como hipopótamos, jirafas, elefantes, cebras y avestruces), coches de lujo, helicópteros, motocicletas, avionetas… y hasta dos equipos de fútbol. Tenía tanto dinero que hasta lo regalaba a las clases más desfavorecidas de su ciudad y construyó un barrio entero. De ahí, que durante muchos años contara con un gran apoyo social. Entre eso y los sobornos a políticos, jueces, militares y policías os podéis imaginar el poder que tenía.

La primera temporada relata a un ritmo trepidante el ascenso de El Patrón durante 15 años hasta su entrega para cumplir una pequeña condena en una lujosa cárcel diseñada por él mismo desde la que seguía delinquiendo impunemente y de la que escapó sin gran dificultad cuando el gobierno quiso poner fin a la situación. La segunda, más pausada y que muestra a un Escobar más vulnerable cuyo mundo se desmorona cada vez a mayor velocidad, se centra en el año y medio que pasó desde su fuga de prisión hasta ser abatido durante una persecución por los tejados de Medellín. Y no, esto no es un spoiler, es historia y Netflix lo usó como reclamo de la segunda temporada.

Desgraciadamente, su muerte no conllevó el fin del narcotráfico ni mucho menos. Afortunadamente para los seguidores de la serie, ésta se llama Narcos y no Escobar, y Netflix ya anunciado dos temporadas más. La primera de ellas se centrará en el cártel de Cali, el enemigo acérrimo del de Medellín y que se quedó con el negocio de la cocaína en Miami y Nueva York mientras las autoridades perseguían a Escobar. Entre sus filas se encuentra Javier Cámara y espero que haya conseguido asimilar el acento colombiano.

A mí el cásting me encanta pero muchos han criticado los acentos de parte del reparto, que no consiguen ocultar que proceden de otras latitudes americanas. Además de estadounidenses, hay actores chilenos, mexicanos, peruanos (uno de ellos es el nuevo ministro de cultura de su país), argentinos… y un brasileño, Wagner Moura, que encarna ni más ni menos que a Escobar. La serie debía rodarse íntegramente en inglés pero al final decidieron que los personajes hablaran en su lengua materna y Moura, quien no tenía ni idea de castellano, tuvo que ponerse las pilas. Eso sí, me encanta como se le llena la boca al decir ‘malparido’ e ‘hijueputa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s