Magdalenas caseras perfectas

Algunos no nos hemos ido de puente pero hemos aprovechado para hacer excursiones y experimentos culinarios a partes iguales. Hoy os traigo uno de estos últimos: magdalenas caseras. Había hecho alguna vez (de chocolate y también unos cupcakes de salmón) pero no acaba de pillarles el punto hasta que leía las explicaciones científicas de Ana Vega en El Comidista.

magdalenas, desayuno, merienda
La primera hornada de magdalenas.

Siguiendo su sencillísima receta, salen doce magdalenas (a mí alguna más porque usé  moldes bastante pequeños) y en su post os da las claves para adaptarlas a vuestros gustos (más húmedas, secas, altas o bajas). Yo la próxima vez le echaré una vaina de vainilla y algo más de azúcar por encima, que me encanta cuando forma una costra crujiente y esta vez me quedé corta. Eso sí, algunas las rellené de mermelada de cerezas y otras, de chocolate.

Mientras calentamos el horno a 200ºC con calor arriba y abajo, batimos tres huevos medianos con 110 gramos de azúcar durante tres o cuatro minutos con las varillas eléctricas (debe salir espuma y adquirir un color claro, clave para que crezcan en el horno, aunque la levadura también tiene un papel importante en este proceso). Seguidamente, incorporamos en tres tandas y batiendo bien cada vez 180 gramos de harina de trigo tamizada con 9 gramos de levadura química y una pizca de sal.

Por último, añadimos 100 mililitros de aceite de oliva suave o girasol o 120 de mantequilla derretida y templada, y 50 mililitros de leche. Batid de nuevo hasta conseguir una masa homogénea. Si queréis que suban más, dejad reposar la masa un par de horas en la nevera y cocedlas a 220º los primeros cinco minutos. Si por el contrario, las preferís planas, horneadlas a 170-180º algo más de tiempo.

Colocad cápsulas de papel en moldes de silicona o flaneras y rellenadlas hasta tres cuartas partes de su capacidad, espolvoread bien la superficie con azúcar para conseguir una costra crujiente y coced las magdalenas unos quince minutos sin abrir la puerta del horno. Ahora solo os faltará dejarlas enfriar un poco mientras os preparáis un café con leche, un chocolate deshecho o un zumo para tener listo el desayuno o la merienda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s