‘Stranger Things’, una aventura memorable

Ni Buscando a Dory (una deliciosa película con un gag final magistral, espero que no os levantarais hasta el final de los títulos de crédito), ni Independence Day: Contraataque, ni Money Monster, ni La leyenda de Tarzán, ni Escuadrón suicida ni Las cazafantasmas… El gran éxito de este verano ha sido sin lugar a dudas Stranger Things. Y eso que sus maravillosos ocho capítulos, llenos de guiños y referencias al cine de terror fantástico de los ochenta, estuvieron a punto de no ver la luz: Netflix apostó por el proyecto después de que los hermanos Duffer recibieran la negativa de más de una decena de cadenas, que no veían claro que cuatro niños protagonizaran una historia más bien de adultos.

Stranger Things. Millie Bobby Brown. Once, Eleven
Lucas, Dustin, Mike y Once durante la búsqueda de Will.

Stranger Things arranca con la desaparición de Will. Sus amigos no se quedan de brazos cruzados y empiezan a buscarlo, en una investigación llena de misterios y experimentos secretos que repercutirán en el día a día del tranquilo pueblo en el que viven. Vimos esta historia en Super 8, otro grandísimo tributo al cine de los ochenta, y, por supuesto, lo vimos hace 30 años en E.T. el extraterrestreLos Goonies, Cuenta conmigoEncuentros en la tercera faseAlien… pero aún así, vale la pena verla. Te enganchará seguro. Mirad lo que dijo el mismísimo Guillermo del Toro: “Stranger Things puede ser muchas cosas: King, Spielberg, los 80’s, incluso yo mismo. Pero lo que es, por encima de todo, ¡es buena!”.

¿Nostalgia? ¿Falta de ideas?

Algunos pensarán ‘vaya, otra serie/peli sobre los ochenta’. A veces parece que Hollywood se haya quedado sin ideas. Desde hace años no paran de lanzar remakes (Ben-Hur, Los siete magníficosMary Poppins Jumanji son solo algunos ejemplos) y reboots (Superman no hace más que volver a empezar una y otra vez) e, incluso, versiones en femenino de clásicos de los ochenta como ha pasado con Los cazafantasmas. De hecho, en algunos casos los remakes y reboots llegan pocos años después del original como las versiones americanas de Intocable Deliciosa Martha.

Precisamente, Francesc Miró iniciaba su crítica sobre Stranger Things reflexionando en torno a la nostalgia:

Stranger Things, posterSu mismo póster ya nos traslada a otro tiempo, al de los ochenta con  Drew Struzan y sus fantásticas creaciones para la cartelera de Hollywood. Es el primer homenaje que salta a la vista de Stranger Things, aun sin haberla visto. Decía Susan Sontag en su obra Sobre la fotografía que “cuando sentimos miedo, disparamos. Pero cuando sentimos nostalgia, hacemos fotos”. La novelista, ensayista, fotógrafa y directora de cine defendía que el acto de querer capturar el momento es, en sí mismo, una rendición ante el pasado. Y revelar fotos no es más que el ansia por revivir recuerdos constantemente. La fotografía, como la añoranza, es algo inherente al ser humano.

Podríamos entender, según Sontag, que el momento actual dominado por la constante producción de remakes y reimaginación de mitos, no es debido tanto a la falta de originalidad como a la misma condición del artista. Falibles por naturaleza, nos hemos rendido a admirar objetos culturales que nos recuerdan a otros que ya disfrutamos antes. Hoy existe toda una generación de realizadores audiovisuales que ha crecido con referentes a quienes pretenden rendir digno tributo. De Steven Spielberg a J.J. Abrams y de E.T. el extraterrestre a Super 8, se establecen lazos que nos llevan hasta el nacimiento de Stranger Things.

Stranger Things, sheriff Hopper, David Harbour
El sheriff Hopper (David Harbour) y sus ayudantes (los uniformes son un calco a los de la policía de Tiburón).

Esa explicación no justifica todos los remakes, reboots y secuelas pero quizá sí para Stranger Things aunque la serie va más allá del homenaje a la época de cuando éramos críos. Engancha no solo por la nostalgia sino también por su trama, sus personajes y su forma de dar miedo ya desde el inicio con su perturbadora apertura con esos sintetizadores malrolleros y la tipografía al más puro estilo Stephen King. La pandilla de amigos parece realmente carne de cañón de bullying escolar; Winona Ryder está espléndida en su papel de madre nerviosa y desconsolada y la joven Millie Bobby Brown se siente de lo más cómoda en la línea que separa lo bonito de lo aterrador. Y, al sheriff Hopper, encarnado por David Harbour (Lluís Homar con diez años menos), se le acaba cogiendo cariño.

Ahora, si os queréis dejar llevar por la nostalgia, os será fácil. Identificar los homenajes que aparecen en la serie de los gemelos Duffer es como un juego: pósteres de películas en las paredes como La cosa de John Carpenter o Tiburón de Spielberg (de hecho, el uniforme de la policía del pueblo es como el de la cinta), walkie-talkies, casetes, bicicletas, los juegos de rol, un buen puñado de éxitos musicales de la época… y planos míticos del cine. Ulysse Thevenon se ha encargado de recopilar todas las escenas que ya vimos en los ochenta. Y si os gustaban los videojuegos, no podéis dejar de jugar con la aventura gráfica que recrea el primer episodio.

Anuncios

Un comentario en “‘Stranger Things’, una aventura memorable

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s