Asesinatos bajo la lluvia

Parece que solo lea libros y vea series policíacas aunque en realidad no es así. O no del todo. Sin embargo, hoy os traigo una de estas que nos ha enganchado como hacía tiempo: The Killing. Ya hemos visto las dos primeras temporadas (las tenéis en Netflix) y son para enmarcar. Vale, vamos un poco tarde, se estrenó en 2011, pero puede que cuando publique esta entrada ya haya caído la tercera. Vaya, y la cuarta, que son cortitas.

The Killing es la adaptación estadounidense de la danesa Forbrydelsen a la que, por lo que he leído, supera con creces. También he leído que algunos críticos se quejan de que es demasiado lenta pero discrepo totalmente. Por un lado, los crímenes en la vida real no se resuelven en un par de días como suele ocurrir en la mayoría de series (incluida mi querida Castle, que, sintiéndolo mucho, ya debían haber cerrado) y esa es precisamente una de las principales críticas de policías, jueces y forenses.

Linden y Holder, protagonistas de 'The Killing' (1)
Enos y Kinnaman, en ‘The Killing’.

Además, gracias al ritmo pausado el espectador se adentra en esa Seattle lluviosa, opresiva y deprimente (nada que ver con la de Anatomía de Grey) y se ve arrastrado por la frustración que genera no descubrir la verdad a medida que va descubriendo los secretos de la adolescente asesinada (sí, un inicio muy Twin peaks), de su familia, de sus amigos e, incluso, de los policías que llevan el caso, Sarah Linden (Mireille Enos) y Setephen Holder (Joel Kinnaman).

Como dijo en su día Toni de la Torre, es “magnética, devastadora, fascinante y tiene una gran capacidad para tocar el estado de ánimo” del espectador, es a la vez tierna y brutal. Te obsesionas con ella y no puedes esperar a ver el siguiente episodio para sorprenderte con cada giro, observando como Linden y Holder, que no se asemejan en nada a los glamurosos policías de algunas series y películas.

A diferencia de The fallTrue detective Nit i Dia, aquí no se sabe quién es el asesino hasta casi el final de la segunda temporada. Sin embargo, cuando se revela su identidad, la serie no centra su atención en el culpable sino en las consecuencias que tiene en el entorno del culpable. Pero también en los investigadores, que no volverán a verse hasta un año después, ya en la tercera temporada, a raíz de un nuevo asesinato parecido al de un caso que investigó Linden.

Antes de terminar, dejadme hacer un inciso sobre el reparto. Todos los actores están muy bien pero los dos protagonistas se salen. Y no por sus grandes alegatos y disertaciones, sino más bien por sus silencios, su contención pero también por la pasión, u obsesión, de los personajes atormentados a los que dan vida. Me encantan.

 

Anuncios

Un comentario en “Asesinatos bajo la lluvia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s