Un mirador libre de turistas

La presión turística en algunos barrios de Barcelona es insoportable, normal si la ciudad recibirá este año más de 7,6 millones de visitantes, casi cinco veces más que sus habitantes. Es imposible pasear por algunas calles del centro y en los alrededores del Park Güell o de la Sagrada Familia, donde comercios de toda la vida han sido sustituidos por tiendas de recuerdos, locales de comida para llevar y restaurantes de paella congelada y sangría a granel. Incluso el, hasta hace poco, apacible Turó de la Rovira está lleno de guiris (y hipsters).

Sin embargo, el Turó del Putxet, otro de los privilegiados miradores desde los que contemplar Barcelona, todavía no ha sido invadido por los turistas. Se trata de una colina de 178 metros de altura situada entre Vallcarca y Sant Gervasi, la zona elegida que la burguesía eligió a finales del siglo XIX para construir sus residencias y alejarse de la vieja Barcelona, en plena expansión. Los terrenos que ahora ocupan los jardines eran propiedad de la familia Morató y en 1917 fueron incluidos en el plan de zonas verdes, que reservaba las colinas de la ciudad como espacios naturales.

El ayuntamiento, sin embargo, no los expropió hasta 1970, cuando buena parte habían sido explotados como pedrera después de que muchos árboles fueran usados como combustible durante la Guerra Civil. Pese a ello, algunos árboles casi centenarios sobreviven en este jardín de poco más de cinco hectáreas. Los parterres en pendiente, con pinos blancos y piñoneros, encinas y olivos, acacias, palmeras y cipreses, así como jazmines amarillos y azules, disimulan los grandes agujeros causados por la extracción de la piedra.

Barcelona, desde una de las zonas de descanso del parque del Putxet.
Barcelona, desde una de las zonas de descanso del parque del Putxet.

Desde la cima del Putxet, a la que se llega a través de escaleras y caminos, se disfruta de una panorámica de 360º de la ciudad y sus alrededores, desde el Tibidabo y Collserola hasta el mar y desde el Besòs hasta el Llobregat. El modo más rápido de llegar a la cima es accediendo al parque por la calle Marmellà y subiendo las escaleras que hay a la derecha, o por las escaleras que parten de la calle Manacor con Monegal. Claro que ir descubriendo la ciudad a medida que se asciende por el camino que parte de la calle Manacor hasta llegar a la cumbre puede ser todavía mejor.

Anuncios

Un comentario en “Un mirador libre de turistas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s