La maravillosa melancolía de ‘Inside out’

Los memorables siete primeros minutos de la maravillosa Up nos emocionaron a todos al mostrar de forma magistral la vida de un matrimonio desde que se conocen siendo niños hasta que él, ya anciano, se convierte en un solitario y triste viudo. La deliciosa Del revés (Inside Out), en cambio, arranca provocando carcajadas al explicarnos la vida de Riley desde que nace hasta que cumple once años y como reacciona e interactúa con el mundo que la rodea gracias a sus emociones, los auténticos protagonistas de la cinta.

Son Alegría, Tristeza –de color azul, reflejo visual del doble significado en inglés de blue–, Miedo, Asco e Ira. Riley se deja guiar por sus emociones, especialmente por Alegría, incluso cuando se muda con sus padres de su idílica Minnesota a una tétrica San Francisco dejando atrás a sus amigas y su querido equipo de hockey. El cambio de ciudad, escuela y hogar no resulta fácil y menos cuando Alegría y Tristeza acaban por accidente en la zona del cerebro reservada a la memoria a largo plazo. Miedo, Asco e Ira tratan sin mucho éxito de mantener la situación bajo control, y en la risueña y vitalista Riley aparecen el llanto, el temor y la ira incontrolada.

La incansable Alegría y la entrañable Tristeza intentan llegar al centro de control antes de que sea demasiado tarde y para ello cuentan con la ayuda del entrañable Bing Bong, el amigo imaginario de la infancia de Riley que les acompañará a lo largo de un viaje aluciante que les llevará por la Fábrica de sueños y los reinos de la Imaginación, el Pensamiento Abstracto y el Subconsciente. Y pensar que todo empezó cuando la hija de Pete Docter, director de películas como Monstruos S.A. y Up, llegó a la adolescencia… “Fue creciendo y a los 13 vi cómo se aplatanaba y pensé: ‘¿Qué le pasará ahí dentro?’ Ahí saltó la chispa”, explicó en una entrevista con Fotogramas.

Pixar ha creado un alucinante mundo para explicar las emociones, la personalidad y la memoria.

Después, cinco largos años de intenso trabajo en los que no dudaron en hablar con psicólogos, psiquiatras, neurólogos para componer esta historia sobre los sentimientos y la memoria. “Las emociones tienen un trabajo y un propósito. No podemos acallarlas. E investigamos en el interior de cada sentimiento para construir su reflejo como personajes, que el público entienda su importancia”, contó el productor Jonas Rivera. Y no fue nada fácil crear personajes con emociones cuando los personajes son emociones en sí mismas (ninguna de las cinco fue elegida al azar y si no, mira esto).

“La película pone en imágenes cosas que nunca antes se han representado con tanta claridad: la vida emocional, la memoria, el modo en que funciona el pensamiento”, explicó John Lasseter, productor de la cinta y director creativo de Pixar –qué sería del cine sin este hombre, padre de Woody y Buzz Lightyear–. Pero no solo Riley salta de una emoción a otra, también lo hace el espectador (y el que no, tiene un serio problema). Y pese al inevitable final feliz, la película exhala cierta melancolía, igual que Toy Story 3 y ese final suyo con el regusto agridulce del paso de la adolescencia a la edad adulta.

Pete Docter durante una reunión sobre 'Del revés'
Pete Docter durante una reunión sobre ‘Del revés’

“Las emociones no aparecen como buenas o malas en sí. El miedo, que en principio es negativo, tiene una misión que es proteger a la niña. La tristeza sirve para resolver un conflicto. Y lo mismo para la alegría, que es la emoción socialmente bien vista, pero que no es siempre el estado de ánimo perfecto”, recordó a El Mundo la psicóloga sevillana María Jesús Sancho. Y de hecho, Del revés es un magnífico alegato en defensa de la tristeza.

Pero Pixar no juega con las emociones buscando la lágrima fácil. En la exposición sobre los 25 años del estudio demostraron que cuidan hasta el más mínimo detalle y no dudan en cambiar, corregir, rehacer lo que sea necesario hasta alcanzar la perfección como es el caso. De hecho, Lassester confesó que cuando escribieron la historia de Bing Bong llegaron a un momento trascendental que les obligó a revisar todo el trabajo previo sobre este delicioso y surrealista personaje.

Tristeza y Alegría
Tristeza y Alegría

El esfuerzo mereció la pena y no te defraudará, como no defraudó a la crítica que acudió al Festival de Cannes, donde fue la película más ovacionada y hubiera sido una firme candidata a la Palma de oro y al premio al mejor guión de haberse proyectado dentro de la competición. Espero que algún día la industria se atreva a conceder a Pixar algún Oscar a la mejor película porque no son simples cintas de animación igual que no se limita a hacer películas para niños. Son auténticas joyas de arte. Igual que Toy Story 3, Del revés bien se lo merece por su impecable guión, su ritmo, la sencillez con la que muestra un tema tan complicado, su humor… Es divertida, conmovedora, ingeniosa… Es perfecta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s