‘The Imitation Game. (Descifrando Enigma)’

Tengo una relación complicada con los biopics que tanto gustan en Hollywood. No entiendo por qué priman tanto las caracterizaciones, las imitaciones o las pérdidas de peso en la concesión de premios, pero hay algunos que están bien y sirven para descubrir la vida de gente extraordinaria. Es el caso de The Imitation Game (Descifrando Enigma), que narra la vida del matemático y criptógrafo británico Alan Turing.

Cumberbacht como Turing.
Cumberbacht como Turing.

Este genio, considerado como uno de los padres de la informática moderna, consiguió descifrar los mensajes que los nazis codificaban con una avanzada máquina, Enigma. Ello permitió adelantarse a los movimientos de Hitler y permitió acortar la II Guerra Mundial en dos años y salvar catorce millones de vidas. Sin embargo, su trabajo se mantuvo en secreto hasta los años setenta y, además, su prometedora carrera se truncó poco después del fin del conflicto: le procesaron por ser homosexual. Convencido de que no tenía de qué disculparse, no se defendió de los cargos durante el juicio y fue condenado. Eludió la prisión sometiéndose a la castración química, lo que le provocó numerosos efectos secundarios y dos años después, en junio de 1954, se suicidó.

No fue hasta septiembre de 2009, que el entonces primer ministro británico, Gordon Brown, pidió disculpas en nombre de su gobierno por el trato dispensado a Turing durante sus últimos años de vida aunque, tres años después, su sucesor, David Cameron, le denegó el indulto aduciendo que en la época la homosexualidad era delito. En diciembre de 2013, casi sesenta años después de su muerte, la reina Isabel II promulgó un edicto anulando todos los cargos en su contra. Desgraciadamente, como ya sabéis, sigue estando prohibida y castigada en muchos países.

El siempre magnífico Benedict Cumberbatch carga con el peso de la película dando vida a un personaje cuya mente nunca descansa ofreciendo un retrato totalmente creíble del genio, como ya hace en la maravillosa serie de la BBC Sherlock. Sin embargo, y pese a que me encanta Cumberbatch, me gustaría verlo en papeles que no recuerden al de Sherlock Holmes ni al de Sheldon Cooper de Big Band Theory, es decir, que no interprete a genios con grandes limitaciones emocionales.

En cualquier caso, me gustó descubrir este héroe anónimo durante tantas décadas. Además, la película está bien realizada y cuenta con buenas interpretaciones (os he dicho que además de Keira Knightley, sale Mark Strong, con quien Cumberbatch coincidió en El topo). Sin embargo, no salí del cine (o del comedor de casa), alucinada como me pasó con Birdman o Interstellar, de la que os hablaré muy pronto. De hecho, tengo el post medio escrito en un papel. Sólo me falta pasarlo a limpio para acabarlo.

Por cierto, la cinta, dirigida por Morten Tyldum, cosechó numerosas nominaciones a multitud de premios, incluidas a mejor película y mejor actor, aunque finalmente sólo ganó un par de premios, incluido el Oscar a Mejor guión adaptado. Y es que la película se basa en el libro Alan Turing: The Enigma, del matemático, escritor y activista del movimiento de liberación gay Andrew Hodges. Así que si os quedáis con ganas de más, ya sabéis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s