‘Quirke’, mucho más que un forense

Hace ya tiempo os traía The shadow line, una serie magnífica de la BBC sobre un policía londinense que había perdido la memoria tras ser tiroteado e intentaba descubrir quién era. Y hoy os traigo otra perla de la cadena pública británica pero ambientada en el Dublín de mediados del siglo pasado y protagonizada por un médico forense alchólico llamado Quirke y que da nombre a esta espléndida miniserie.

Quirke, en su despacho.
Quirke, en su despacho.

Gabriel Byrne (quizá no es su papel más prestigioso pero encarnó a D’Artagnan en El hombre de la máscara de hierro) encarna a Quirke, un patólogo curioso por naturaleza y al que le resulta más fácil tratar con los muertos que con los vivos. Su obsesión por descubrir el paradero de una niña recién nacida cuya madre murió en el parto, le lleva no solo a descubrir los oscuros secretos de Dublín sino también de su propia familia y su padre, el juez Garret Griffin, interpretado por Michael Gambon (el mismísimo profesor Dumbledore de Harry Potter).

La serie solo tiene tres capítulos de 90 minutos como Sherlock pero a diferencia de la maravillosa adaptación de los relatos de Arthur Conan Doyle, Quirke solo tiene una temporada. Es una lástima, pero si os gusta, no sufráis, porque en este caso también tenéis material para leer. Y es que Quirke se basa en varios libros de Benjamin Black, el seudónimo que utiliza John Banville para firmar sus novelas negras y que ha participado en la elaboración del guión. Y yo sin saberlo hasta que Kike me regaló Órdenes sagradas por Sant Jordi.

Espero descubrir la relación del título y la foto.

Fue precisamente Banville quien leyó el pregón este año. Se trata de uno de los mejores escritores de novela negra contemporáneo, o eso dicen los entendidos y no deben ir desencaminados, pues los herederos de Raymond Chandler le invitaron a resucitar la mítico detective Philip Marlowe en La rubia de ojos negros.

En cualquier caso, estoy devorando Órdenes sagradas, que arranca con el hallazgo del cadáver del periodista Jimmy Minor flotando en un canal. Todo apunta a que el caso removerá de nuevo la vida de Quirke y su querida Phoebe (Aisling Franciosi en la serie). En las novelas, Black, o Banville, como queráis, destacan las detalladas descripciones sin que éstas rompan el ritmo de la narración. Lo consigue acompañando a un personaje distinto en cada momento, lo que a su vez permite conocerlos mejor.

Anuncios

Un comentario en “‘Quirke’, mucho más que un forense

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s