Cardona, la fortaleza inexpugnable

Hace unas semanas pretendíamos ir a Montblanc para, después de alguna excursión presumiblemente más corta de lo que nos gustaría, deleitarnos con los manjares de La fonda dels àngels pero el domingo estaba cerrado así que cambiamos de destino y fuimos a otra ciudad medieval: Cardona. Fue una gran elección, no sólo porque se nos saltaron las lágrimas de la emoción al comer sino también porque la fortaleza nos dejó sin habla. Ubicada en lo alto de un cerro junto al río Cardener domina una vasta extensión del interior de Catalunya y su imagen flotando sobre las nubes es espectacular, aunque por suerte o por desgracia hacía un día magnífico.

La muralla y la torre de la Minyona.
La muralla y la torre de la Minyona.

Cardona desempeñó un importante papel desde finales del siglo IX el XVI, gracias a su fortaleza, construida por Guifré el Pilós en 886 y transformada con la evolución del arte de la guerra (menuda expresión), a su montaña de sal y a su situación geográfica. Los vizcondes de Cardona (posteriormente, duques) llegaron a ser la familia más importante de la Corona de Aragón tan solo por detrás de la Casa Real, al poseer grandes extensiones de terreno en Catalunya, Aragón y Valencia y tener vínculos familiares con las casas reales de Castilla, Portugal, Sicilia y Nápoles. De hecho, se les conocía como los reyes sin corona.

La fortaleza fue el último bastión al sucumbir a las tropas de Felipe V. Entre el 13 de noviembre y el 22 de diciembre de 1711, más de 10.000 soldados borbónicos asediaron el castillo, defendida por una guarnición de unos 2.000 soldados quienes lograron resistir 35 días de bombardeos hasta la llegada de los refuerzos. No capituló hasta el 18 de septiembre de 1714, siete días más tarde que Barcelona y un año después de que las tropas aliadas abandonaran Catalunya tras firmar la paz de Utrecht. Las murallas fueron reparadas y casi un siglo después Napoleón no logró tomar la fortaleza.

La colegiata vista desde la parte posterior.
La colegiata vista desde la parte posterior.

La actividad económica aumentó durante los siglos XIX y XX con la llegada de las industrias, especialmente textiles, y la explotación de las minas de potasa, que cerradas en 1991. Si tenéis tiempo, podéis visitar esta montaña de sal, que ya explotaban los romanos y que fue fuente de riqueza para los vizcondes. Creo que las entradas tanto para las minas como para el castillo se pueden adquirir en la cuidada web de turismo del ayuntamiento (también tiene aplicación móvil) y hay la posibilidad de realizar una visita teatralizada con dos actores, una magnífica opción si viajáis con niños a juzgar por la cara de los críos que había por allí.

En el interior de la fortaleza, destaca especialmente la colegiata de Sant Vicenç. Construida entre 1029 y 1040 a partir de la antigua capilla del castillo, la iglesia cuenta con tres naves con ábsides semicirculares de estilo románico y un pequeño monasterio en el que vivían un abad, una docena de monjes y algunos sacerdotes. Claro que en 1794 se convirtió en cuartel militar y en 1976, en parador nacional. Los aposentos giran entorno al patio ducal y se conserva parte del claustro restaurado, digamos, que de forma minimalista, mientras que las pinturas del pórtico de la iglesia fueron restauradas en 1960 y trasladadas al Museo Nacional de Arte de Catalunya.

Los restos del claustro de la colegiata.
Los restos del claustro de la colegiata.

Nota para los amantes del cine: Orson Welles rodó algunas escenas de Campanadas a medianoche en el castillo. Welles quería rodar más en el interior de la colegiata pero tras una bronca monumental con el director de iluminación, que sostenía que las columnas estaban demasiado juntas para iluminar bien el espacio, cambiaron de localización. Fue durante el rodaje que Colita pudo retratar al polifacético artista.

Otra de las construcciones que sobresale en todos los sentidos es la torre de la Minyona (criada). Es una torre del siglo XI con un diámetro superior a los 10 metros y una altura de 15, aunque se calcula que originalmente rondaba los 20. Era usada no sólo como puesto de vigilancia sino también como polvorín y calabozo, gracias a su robustez y al hecho de estar separada del castillo.

Los sabores de 1714

Con motivo del Tricentenario, se han celebrado un sinfín de actividades por toda Catalunya, como una ruta por los escenarios más importantes de la contienda —que, además del Born, incluye una decena de poblaciones como Lleida—. En Cardona, pudimos participar en la más suculenta de todas ellas: Sabors de 1714, gracias a la cual se han recuperado recetas de la época. Podéis hacerlas en casa si os arriesgáis o probarlas en alguno de los restaurantes adheridos a la iniciativa, como La volta del rector de Cardona. El olor al entrar y el hecho de que nos dijeran que estaba lleno nos parecieron motivos suficientes para esperar un rato. Y valió la pena, de verdad.

Probamos un par de platos: la escudella de calabaza, a medio camino entre arroz caldoso y el risotto, y el estofado de moltó (carnero castrado), que resultó ser delicioso, sabroso, tierno… Como ya os he dicho antes, se nos saltaron las lágrimas de la emoción. El resto de platos no eran de 1714 pero estaban riquísimos. Probamos la escudella, la ternera con setas y unos espectaculares canelones, y de postre, el arroz con leche y una soberbia tarta de chocolate que nos hizo gemir de placer. Literalmente. Acabó saliendo la cocinera para felicitarla. El licor de flor de sauce puso el punto y final a la comilona.

La escudella de calabaza y el estofado de moltó estaban deliciosos.
La escudella de calabaza y el estofado de moltó estaban deliciosos.
Anuncios

Un comentario en “Cardona, la fortaleza inexpugnable

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s