Un álbum colgante

Antes de terminar el año os dije que iba muy liada con proyectos varios, ¿verdad? Pues hoy os traigo uno de ellos, aunque creo que tendré que rehacerlo porque esto del decopatch, el pegamento… no sé si es lo mío. La falta de práctica y de paciencia no ayudó, aunque centrarme en las manualidades me ayuda a relajarme, claro que luego me agobio porque no me sale como quiero. En fin, uno de mis propósitos para este 2015 es trabajar mi creatividad. Ya veremos cómo.

Pero en fin, vamos allá. La idea la cogí, copié, ¡qué más da si Internet está lleno de ejemplos similares!, de La vida en dolç, un programa delicioso de BTV, que en realidad es sobre repostería. Sin embargo, no se limitan a presentar una receta y listos sino que en cada capítulo explican una historia que brinda a Renata, la protagonista, la excusa perfecta para cocinar. Desamores, fiestas, nacimientos… o una tarde tonta con las amigas son suficientes para preparar brownies de chocolate, rolls de canela o tartaletas de mascarpone y arándanos.

Barcelona, como no podía ser de otro modo, también juega un papel importante. Los exteriores son habituales gracias a que Jèssica, una amiga de Renata, quien siempre sale en busca de ingredientes de la otra punta del mundo para incorporarlos en recetas tradicionales y visita tanto pastelerías de renombre conocidas por sus exquisitos dulces como nuevos locales donde preparan los cupcakes más originales. Además, entre pasteles, galletas y visitas, Renata tiene tiempo para las manualidades.

Una de ellas, es la de usar un marco para colgar fotos. Vale no es ninguna novedad, pero me cogió un arrebato y no me pude resistir al grito desesperado de las paredes desnudas. Vaya, de una, de un trocito, tampoco es cuestión de pasarse. Renata usó uno con filigranas (los hay baratos en los Encants pero hay que vigilar que no tengan carcoma) y lo pintó, yo compré uno liso y lo forré con papel de decopatch rojo con unos dibujitos dorados.

Después sólo hay que clavar por la parte posterior unas cintas, imprimir las fotos que queramos y colgarlas con pinzas. Facilísimo, ¿verdad? Teniendo en cuentas las fechas, no pude resistirme a colgar un par de adornos del árbol de Navidad, como el Rudolf de fieltro. Poca práctica y poca gracia que tengo, pero me ha servido para aprender. Además, en Internet encontraréis un sinfín de tutoriales y trucos (y su sustitución por servilletas estampadas) y de ideas para decorar lo que queráis, desde bandejas hasta muebles de Ikea para hacerlos algo más personales.

Anuncios

2 comentarios en “Un álbum colgante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s