Roscones de reyes individuales

Ayer recibí un “regalo” de Reyes anticipado: entrar antes a trabajar. Pensé en que me quedaría sin roscón por mucho que mis compañeros de Madrid lo compartieran conmigo virtualmente. Así que me dije: al mal tiempo, buena cara. Fue la excusa perfecta para preparar estos roscones de Reyes individuales que publicaron en Directo al Paladar hace unos días. No tenía fruta confitada (ni falta que me hacía porque siempre se la quito) y se me quemaron un poco pero la verdad es que son un desayuno o una merienda riquísima. Lástima que me quedara sin cacao en polvo para hacer chocolate deshecho.

Y ahora, rápido a la cocina, que la receta lleva un rato (son más de dos horas de fermentación) y me tengo que ir a trabajar. Para empezar, calentad ligeramente 250 mililitros de leche y mientras lo hacéis, colocad en un bol grande 520 gramos de harina de fuerza y en uno pequeño, 75 gramos de azúcar. Cuando la leche esté tibia, disolved 25 gramos de levadura fresca de panadería (o lo equivalente de seca, más fácil de encontrar) y agregad una pizca de azúcar y dos cucharadas de harina. Tapad con un paño y dejad fermentar 30 minutos.

Mientras, aromatizad el resto del azúcar mezclándolo con la piel rallada de una naranja (la naranja en sí, la podéis comer en una ensalada con frutos secos y queso, parecida a ésta), y mezclad la harina con una cucharadita de sal y haced un hueco. Cuando haya pasado la media hora, añadid un huevo grande ligeramente batido, el azúcar, una cucharadita de aroma de azahar (yo no tenía y no ha pasado nada salvo que seguramente los míos tienen algo menos de aroma) y el fermento que habrá doblado de volumen. Incorporad bien 75 gramos de mantequilla. Cuesta un poco, se pega a las manos, al bol… pero en 15 minutos o así, se vuelve más maleable y elástica. Formad una bola, colocadla en un recipiente engrasado, tapad con un trapo y dejad levar dos horas, hasta que doble su tamaño.

Va, que esto ya casi está. Ahora, hay que hacer diez porciones del mismo tamaño, amasarlos un poco y darles forma redonda. Colocadlas sobre papel sulfurizado en una bandeja (dejando espacio entre sí), pintadlas con huevo batido, tapad con film y dejad levar mientras se calienta el horno a 200ºC. Volved a pintar con huevo, decorad con azúcar, almendras y frutas confitadas y hornead. Pasados diez minutos, bajad la temperatura a 175ºC y dejadlos unos 20 minutos más hasta que estén dorados y la base suene hueca al golpearla. Puede que sea algo menos de tiempo, id vigilando u os pasará como a mí. Y ya está. Ya tenéis postre, merienda, desayuno… ¡Feliz tarde a todos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s