Entre la tradición y el exotismo

Ya os he contado en alguna ocasión que intento llevarme la comida al trabajo siempre que puedo, pero hay alimentos que pierden mucho al ser recalentados como el pollo o el pescado a la plancha. Una buena opción es prepararlos con alguna salsa, lo más sana posible, y otra transformarlos en hamburguesas o albóndigas para que sean jugosas como la hamburguesa de salmón. Hoy os traigo las riquísimas albóndigas de pollo al curry con la que, Pakus de Directo al Paladar, aúna una receta tradicional con una exótica.

Para unas 25 albóndigas, se necesitan 500 gramos de pechugas de pollo picadas. Ese es el principal handicap de la receta porque en los supermercados no suele haber, así que hay que ir al mercado y pedirle al carnicero que nos las pique. Si por horarios, como me pasa a mí, no podéis ir a la plaza, podéis usar ternera picada, más fácil de encontrar e, incluso, podéis usar trozos de pollo o pavo porque ¡la salsa está riquísima!

Albondigas de pollo al curri (2)En cualquier caso, para hacer las albóndigas, hay que mezclar el pollo picado con media cucharada de pan rallado, un huevo y una cucharada de polvos de curry (o de pasta de curry rojo, que es lo que teníamos por casa). Aparte, remojamos 100 gramos de miga de pan con leche de coco (un cuarto o un tercio de una lata será suficiente), la escurrimos un poco y la incorporamos a la mezcla anterior. Cuando esté bien integrado todo, hacemos las albóndigas, las enharinamos y las freímos en una cazuela con aceite.

Cuando estén doradas, las reservamos y en el mismo aceite pochamos una cebolla grande (o un par de pequeñas) y un par de zanahorias cortadas muy pequeñas. Mientras, cortamos un tallo de lemongrass hasta obtener una pasta. Me salté este paso porque no tenía lemongrass, uno de esos alimentos que aparece a menudo en recetas asiáticas y caribeñas pero que una no tiene nunca. Debo admitir que en buena parte es porque no sabía ni qué gusto ni aspecto tiene. Ahora ya lo sé e intentaré comprar la próxima vez: tiene un sabor cítrico pero a la vez agridulce, y de aspecto, parece un puerro o ajo tierno pero más duro.

En fin, cuando la cebolla y la zanahoria ya estén pochados, hay que agregar el lemongrass y un pimiento verde , dejar que se cocine durante unos minutos, incorporar una cucharada de curry, un buen puñado de pasas y un vaso de caldo de pollo (como estaba preparando puré de calabacín, le agregué un poco de ese caldo). Cuando empiece a hervir, hay que añadir las albóndigas, el resto de la leche de coco y dejar cocer unos 20 minutos hasta que estén tiernas. El resultado es sorprendente pues la albóndiga tradicional tiene ese toque del curry y la leche de coco.

Anuncios

2 comentarios en “Entre la tradición y el exotismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s