El ocaso del imperio

Si el otro día tenía que desempolvar mis apuntes de biología, hoy toca desempolvar los de historia para sumergirme en la moribunda Unión Soviética que retrató Ryszard Kapuściński (1932-2007) y que ahora puede verse en La Virreina con motivo del 25º aniversario de la caída del muro de Berlín. Su faceta como fotógrafo es quizá la menos conocida de este reportero de guerra polaco, pero no por ello es menos importante: legó cerca de 10.000 instantáneas, la mayoría de África pero también de una agonizante URSS.

San Petersburgo, 1990-1991. Mitin frente al Palacio de Invierno
San Petersburgo, 1990-1991. Mitin frente al Palacio de Invierno

“Recorrí más de 60.000 kilómetros atravesando la Unión Soviética, desde Brest a Magadan, del círculo polar hasta la frontera con Irán y Afganistán; visité cada una de las repúblicas de la Unión, viví inviernos muy crudos y veranos calurosos, condiciones en las que la simple supervivencia física era ya un problema“, escribió. Kapuściński seleccionó algunas de las instantáneas que tomó durante su viaje para exponerlas, pero no llegó a materializar su deseo.

Una década después, se encontraron las imágenes y la encargada de la gestión del patrimonio fotográfico del Kapuściński, la entonces responsable de fotografía de la Agencia de Prensa Polaca, Izabela Wojciechowski, añadió algunas más para confeccionar El ocaso del imperio, que se inauguró en Varsovia en 2010 con medio centenar de imágenes. Cuatro años después, ha llegado a la Virreina una versión reducida, con 36 fotografías en blanco y negro —salvo un retrato del reportero—, que se puede visitar de forma gratuita hasta el 23 de noviembre para revivir esos acontecimientos.

Moscú, 1990-1991. Manifestación junto al Parque Gorki.
Moscú, 1990-1991. Manifestación junto al Parque Gorki.

“Mi viaje fue en realidad una persecución de la historia fugitiva”, decía Kapuściński, para quien “no hay nada que nos haga más conscientes de la fragilidad del tiempo, de su naturaleza imperecedero y efímera, que la fotografía”. La URSS llegaba inexorablemente a su fin, el malestar ciudadano crecía y las revueltas se sucedían. “Comunismo para los comunistas, para el pueblo, vida”, reza la pancarta de un manifestante retratado por Kapuściński. “¿Dónde están nuestras casas, escuelas y hospitales?”, se puede leer en un monumento a Lenin en Ucraina.

Hay fotografías de cementerios, de muestras del poder que llegó a tener la URSS, pero también de las manifestaciones tras el fallido golpe de estado perpetrado por los conservadores soviéticos en agosto de 1991 contra la Perestroika de Mijail Gorbachov, de unos soldados esperando en una calle de Moscú el paso de los 300.000 participantes en una de las mayores manifestaciones de la oposición democrática en 1990, de la resurrección de antiguos símbolos como las cruces o el águila imperial de dos cabezas… Quizá no tienen la fuerza de imágenes captadas por otros fotógrafos pero bien vale una visita y una lectura para recordar un episodio de la historia del que no hace tanto.

Más allá de Kapuściński

El ocaso del imperio es una de las cinco exposiciones organizadas por el Ayuntamiento de Barcelona con los consulados de Letonia, Hungría, Polonia, Rumanía y República Checa, para rememorar la caída del muro de Berlín. El Castell de Montjuïc, por ejemplo, acogerá desde el miércoles y hasta el 15 de enero Rumanía Flashback, un retrato de Andrei Pandele y Florin Andreescu sobre la sociedad rumana durante los últimos años de la dictadura de Ceauşescu.

Del 15 de octubre al 11 de enero, en la Capella de Santa Àgata, podrá visitarse Letonia: La lucha por la libertad, que mediante varios objetos e imágenes, repasa el proceso que llevó a la República de Letonia a recuperar su independencia en el año 1991. El Born Centre Cultural albergará, del 28 de octubre al 4 de enero, Hungría, la grieta en el telón de acero, con fotografías de Ernö Horváth sobre los hechos que, entre 1988 y 1989, desencadenaron un cambio de régimen político. Por último, la Fabra i Coats acogerá en noviembre Wir sind das Volk (Nosotros somos el pueblo), una acción artística en la que participa el único catalán que aún tiene un mural en los restos del muro de Berlín.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s