Un París distinto

Hoy hace justo un año que me embarqué en la terapéutica aventura de la blogoesfera y quería celebrarlo con una entrada de un viaje muy especial que hice con mi chico a una ciudad maravillosa y con la que mi blog y yo compartimos nombre: París. La conmovedora catedral de Notre-Dame, callejear por Montmartre y el Barrio Latino, perderse por los siglos de historia recopilados en el Louvre, la torre Eiffel, el maravilloso jardín de Luxemburgo… la lista de rincones para visitar en París es interminable, a menudo, tan interminable como las colas para visitarlos. Sin embargo, si te alejas unas calles, las hordas de turistas disminuyen, sin que ello signifique que no haya rincones por descubrir.

La torre de Jean Sans Peur.
La torre de Jean Sans Peur.

Ya sabéis que ambos tenemos un punto freak, así que dejadme llevaros a lugares curiosos, por llamarlos de algún modo, pero que con un poco de imaginación, os transportarán a otras épocas. Eso sí, la mayoría de sitios no los descubrimos por casualidad sino gracias a History & Mistery Paris, publicada en España con un título bastante menos atractivo, 24 paseos por París, con rutas para conocer la capital gala, especialmente, el centro, pero con paradas que no suelen incluirse en las guías tradicionales y que os ayudarán a callejear por esta gran ciudad. Por ejemplo, una de ellas arranca en la confluencia de las calles St-Honoré y l’Arbre Sec, que hace referencia a la horca que existió en ese lugar. Los concejales parisinos miraban los ahorcamientos desde un pequeño y viejo edificio que hay en la esquina.

A unos pocos metros, en el número 115 de St-Honoré, hay una botica del siglo XVIII —sigue siendo una farmacia pero su escaparate está lleno de productos en oferta—, donde el amante de María Antonieta compraba tinta invisible para escribirle mensajes secretos cuando ella estaba en prisión antes de ser decapitada. La misma ruta pasa por la rue Étienne Marcel, donde sobrevive la torre de Jean Sans Peur. Sí, Juan Sin Miedo, que a mí me sonaba sólo a personaje de cuento (de los hermanos Grimm), era duque de Borgoña y se hizo construir en 1408 una torre para dormir en ella al temer represalias tras asesinar a su primo, hermano del Rey Loco.

La torre de St-Jacques de la Boucherie.
La torre de St-Jacques de la Boucherie.

Otra torre es lo único que se conserva de una iglesia, conocida como St-Jacques de la Boucherie y que se encuentra en la place de la Tour St-Jacques. Es uno de los puntos de partida del camino de Santiago y fue aquí donde fue enterrado el alquimista Nicolas Flamel, aunque su tumba se encuentra actualmente en el Museo Cluny. A algunos les sonará el nombre gracias a J.K. Rowling porque aparecía en Harry Potter y la piedra filosofal, que supuestamente tiene el poder de convertir en oro los metales de baja aleación y concede la inmortalidad a su guardián. En la época podía dar la sensación de que era cierto: Flamel amasó una buena fortuna y vivió ni más ni menos que ¡88 años! Pero esta no es la única mención al alquimista en la guía: en 1400 mandó construir un edificio para dar cobijo a indigentes y aún se mantiene en pie, en el número 51 de la rue Montmorency, por lo que es la casa más antigua de París.

Otro de los edificios que siguen en pie y que parece estar más relacionado con la literatura y el cine que con la historia es la residencia de los mosqueperros, perdón, mosqueteros. O al menos, parte de ellos. Cuando era pequeña, me gustaban tanto los dibujos, que todavía hoy, habiéndome leído la novela de Alexandre Dumas, todavía tengo problemas para decir los nombres de los compañeros de D’Artacán, digo, D’Artagnan. ¿Eran Amis, Porthos y Dogos o Athos, Porthos y Aramis? En fin, que la residencia donde vivía parte de la guardia real sigue en pie y bajo el nombre de Quinze Vingts, una manera anticuada de referirse a los 300 soldados invidentes alojados en el hospicio que Luis XI fundó en el siglo XIII en la calle Moreau y que ahora es un hospital público especializado en oftalmología.

Square du temple
La tranquila plaza de Square du temple.

Cerca de la Tour St-Jacques, en la rue St-Martin, una de las más antiguas de la ciudad, hay la iglesia de St-Merri, que recibe el nombre de una ermitaña del siglo VII. Tiene la campana más antigua de París (1331), una capilla dedicada a María la Egipcia, patrona de las prostitutas —que solían frecuentar el templo—, y está coronada por el demonio Bafomet, al parecer venerado por los templarios, quienes tienen una plaza con su nombre. En Square du Temple, se erigía el castillo medieval de la Orden del Temple y que fue usado como prisión durante la Revolución Francesa y en ella fue encarcelada María Antonieta, quien también estuvo presa en la Concergerie. Unos 3.000 monjes guerreros fueron detenidos el viernes 13 de 1307, entre ellos, el Gran Maestre, Jacques de Molay, quien maldijo a la monarquía mientras moría en la hoguera en el extremo oeste de la Île de France.

En el otro extremo de la isla, bajando unos escalones y lejos de las colas de Notre-Dame, hay un memorial en recuerdo de las 200.000 personas deportadas de Francia por los nazis y exterminadas en campos de concentración. Hay un pasillo revestido con 200.000 perlas de cristal, una tumba negra de un deportado desconocido que simboliza al resto de víctimas y cámaras de hormigón que recrean las celdas de un campo. Junto a una llama eterna se puede leer la siguiente inscripción: Perdona, pero no olvides.

La lista de rincones curiosos también es interminable. Y sobre la ciudad en sí, qué decir. Es maravillosa. Sólo un par de recomendaciones: id a primera hora a Notre-Dame para evitar la cola (especialmente para subir a las torres) y con el mismo objetivo, comprad las entradas al Louvre en el Fnac, lo agradeceréis. Y si hay cola, que siempre suele haberla, subid a pie la torre Eiffel. Son solo 20 minutos hasta la segunda planta y podéis ir parando y recordando la cantidad de películas que se han filmado allí. Y no tendréis agujetas, palabra.

La torre Eiffel desde el metro.
La torre Eiffel desde el metro.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s