Acompañamientos sanotes

Después del atracón del otro día (¿habéis probado ya la tarta-coulant de chocolate?), hoy os traigo no una sino tres recetas y supersanas o, al menos, deberían serlo porque sus ingredientes principales son verduras y legumbres: hummus, muttabal y zanahorias especiadas. Además, se comen fresquitas, así que probablemente os resultarán más apetecibles que un plato de acelgas hervidas y podéis dejarlas hechas antes de iros a la playa. Empezaré por la última porque es de la única que tengo foto. El muttabal no tiene un aspecto muy apetecible por muy bueno que esté y el hummus es un plato tan habitual en casa que no le hecho ninguna. En fin, vamos allá.

Lo más engorroso de las zanahorias especiadas, al estilo oriente según Escuela de cocina, es pelar un kilo de zanahorias, aunque hay gente que sólo las limpia con agua, y cortarlas en rodajas gruesas. Después hay que cocerlas al vapor, o hervirlas con un poco de agua, con tres dientes de ajo durante 20 minutos, aunque el ajo hay que retirarlo a mitad de la cocción para introducirlo a la vinagreta.

Ésta se hace con tres cucharadas de aceite, una cucharadita de comino, una cucharada de miel, el zumo de medio limón, una cucharada de harissa (una salsa picante que no he comprado nunca), sal, pimienta y los ajos aplastados. Cuando las zanahorias estén cocidas, hay que verter la vinagreta y mezclar bien. Se suele servir, templado o frío con un poco de cilantro picado, como acompañamiento de pescado.

Zanahorias especiadas con un minilenguado.
Zanahorias especiadas con un minilenguado.

La receta del hummus no sé de dónde la saqué y, de hecho, creo que es una adaptación de la que aparece en Menjar bé en família per menys de 9 euros, de Pep Nogué, que ahora que lo estoy ojeando tiene recetas muy apetitosas. En fin, a lo que iba: hay que lavar y escurrir bien 400 gramos de garbanzos cocidos y triturarlos con un grano de ajo, 20 gramos de tahini (cuando no tenemos, usamos sésamo), un chorrito de limón, una cucharadita colmada de comino, 50 mililitros de aceite de oliva, una pizca de sal y pimienta negra.

Decoradlo con un poco de perejil picado si tenéis y pimentón dulce. Nosotros lo solemos preparar cuando hacemos puré de verduras, para darle algo de consistencia a la cena, pero puede acompañar carne o servirse como aperitivo con tortitas de maíz o bastoncitos de apio o zanahoria. Como estoy hoy con esta hortaliza, ¿no?

Y por último, el muttabal o baba ganoush, esa crema de berenjena tan típica del Oriente Medio y no digo ningún país concreto porque aún se enfadaría alguien. Intenté hacerlo una vez pero me quedó aguado y no tenía nada que ver con el que sirven en el Ugarit, con ese gusto a ahumado. Resulta que allí no hacen la berenjena al horno sino a la brasa. Así que corté dos berenjenas a rodajas y la hice en una parrilla hasta que estuvo hecha.

Después sólo tuve que quitarles la piel, chafar la carne con un tenedor o picarla con un cuchillo (nada de minipímer, la destroza) y mezclarla con una cucharada de tahini, uno o dos dientes de ajo, un chorro de zumo de limón, una cucharadita colmada de comino y aceite de oliva. Se puede decorar con sésamo tostado por encima acompañado con crudités o pan de pita o usarlo como salsa para un plato de pasta con queso feta y aceitunas negras.

Anuncios

2 comentarios en “Acompañamientos sanotes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s