La estafa de ‘La gran estafa americana’

Suelo traeros pelis y libros que me han gustado pero la cinta de hoy… me ha parecido justita aunque era una de las favoritas en la última edición de los Oscar: La gran estafa americana, un título más poético que el original (American hustle). Claro que se fue de vacío pues 12 años de esclavitud le arrebató el galardón a mejor película y mejor actriz de reparto, y no se impuso en ninguna de las otras ocho categorías a las que estaba nominada.

La cinta está inspirada levemente en hechos reales: la operación Abscam. El FBI llevó a cabo una importante operación a finales de los setenta y principios de los ochenta que acabó con varios congresistas, senadores, concejales y otros políticos investigados y condenados por corrupción. Con la ayuda de un estafador convicto, el FBI les grabó aceptando sobornos de una empresa ficticia a cambio de favores.

Christian Bale, encarna a Irving
Christian Bale encarna a Irving Rosenfeld.

En la ficción, el timador es Irving Rosenfeld, a quien da vida Christian Bale y es él quien protagoniza la primera secuencia, en la que con parsimonia se coloca un peluquín para ocultar una calvicie imposible de disimular, como el estafador en quien se inspira, Melvin Weinberg, quien se decantaba por el estilo cortinilla. Es el resumen perfecto de su personaje: su vida es tan falsa como su peinado y tan desastrosa como el resultado de sus esfuerzos. Y resume a la perfección el mensaje que David O. Russell quiere transmitir con esta película: el engaño empieza y termina en uno mismo.

Como en otras de sus cintas, Russell se apoya en sus actores y en esta ocasión estaban todos nominados por su interpretación. Se da el caso que el director neoyorquino trabajó en 2010 con Bale y Amy Adams en El luchador y con Bradley Cooper y Jennifer Lawrence en El lado bueno de las cosas, en la que también participó Robert de Niro, quien tiene un pequeño cameo en La gran estafa como mafioso aunque su nombre no aparece en los créditos.

La gran estafa americana
La gran estafa americana

Sí, cuenta con un buen reparto y son muy creíbles. Bale, que tras machacarse en el gimnasio para encarnar al atormentado Caballero oscuro se engordó 20 kilos a base de berlinas y hamburguesas con queso, consigue dar asquito. Lawrence borda su papel como esposa manipuladora y algo desequilibrada, Cooper encaja a la perfección con esos ricitos como el presumido agente del FBI Richie DiMaso y Adams… merece un párrafo aparte.

Recuerdo que todo el mundo, especialmente el público masculino, alucinó con su interpretación. Su trabajo es bueno y rompe con sus papeles de niña buena, como el de Julie & Julia, pero me da que parte de las buenas críticas se deben a sus vertiginosos escotes que cubren poco más que los pezones y los continuos planos de sus atributos. Algunos de ellos están justificados, juega con su sensualidad para embaucar a sus víctimas, pero lo único que consigue Russell enseñando tanto su anatomía de forma injustificada es restarle credibilidad como actriz.

Además de destacar por su reparto y su fantástica banda sonora, La gran estafa americana me ha parecido irregular, excesivamente larga y lenta en ocasiones, con una trama demasiado enrevesada y con un final feliz para unos personajes que no acaban de merecérselo. Como dice Kike, parece que Russell intenta emular sin mucho éxito a Martin Scorsese en Uno de los nuestros y Casino.

Anuncios

2 comentarios en “La estafa de ‘La gran estafa americana’

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s