Ava Gardner y los piratas en Tossa de Mar

Ayer fue un día especial. Y no, no lo digo por la final de la Copa. Ni porque ayer se celebraran los cincuenta años de publicación del primer disco de los Rolling Stones, no. Ni porque publicara la entrada antes de escribirla y tuviera que eliminarla ipso facto (de ahí que os diera error el enlace, mis disculpas mis queridos lectores). Pero los motivos no vienen al caso, sólo lo decía porque el sábado estuvimos en un sitio muy ligado a ellos: Tossa de Mar. No os revelaré nada nuevo a quienes ya hayáis estado en esta pequeña población de la Costa Brava pero estaréis de acuerdo conmigo en que es imposible no dejarse arrastrar hasta el faro.

Tossa es la única población medieval fortificada del litoral catalán. La fortaleza, construida en los siglos XII y XIV, tiene almenas y siete torres circulares —de las que se conservan tres— que servían para defender la pequeña población de pescadores de los ataques piratas. No hay nada que ahora pueda defenderla de las hordas turísticas pero el casco antiguo está muy bien conservado y no se ven los abominables rascacielos de apartamentos turísticos que desgraciadamente plagan y destrozan buena parte de la costa. Será por la cantidad de curvas de la carretera de acceso.

La fortaleza de Tossa
La fortaleza de Tossa

Además de las calles estrechas y empinadas y de las casas de piedra centenarias de la Vila Vella, en el interior del recinto hay los restos de una iglesia, el palacio del gobernador, el antiguo faro blanco y azul —fue erigido a principios del XX para sustituir el viejo molino que había reemplazado la torre principal— y unas maravillosas vistas de los acantilados y la playa d’es Codolar (del guijarral) a los pies de la fortaleza. Esta es una de las playas de Tossa pero no la única. De hecho hay once y la fortificación se encuentra sobre el montículo que hay en el extremo derecho de la playa medialuna, la platja Gran.

Los restos de la iglesia
Los restos de la iglesia

Si vais con algo de tiempo y con buen calzado vale la pena recorrer una parte del camí de ronda, que une Portbou y Blanes siguiendo la costa y, obviamente, pasa por Tossa. Este sendero tiene su origen en el siglo XIX, cuando se abrió el camino para vigilar el litoral. La Guardia Civil, por ejemplo, lo usó durante la posguerra para luchar contra el contrabando —no sólo en la Costa brava sino en todo el litoral mediterráneo— pero con el desarrollo económico y la desaparición de las fronteras al ingresar en la Unión Europea, el camino de ronda perdió su utilidad y cayó en desuso. Afortunadamente, ha sido acondicionado y bautizado con el nombre de GR (gran recorrido) 92, en honor a los Juegos Olímpicos de Barcelona.

Ava Gardner y Frank Sinatra en la cala Canyet (1956)
Ava Gardner y Frank Sinatra en la cala Canyet (1956)

Tossa tuvo su minuto de gloria en los años cincuenta. Ava Gardner rodó Pandora y el holandés errante en 1950 y fue entonces cuando empezó su idilio con España y los toreros. De hecho, tuvo un escarceo con el actor y torero Mario Cabré y su entonces marido, Frank Sinatra, tuvo que venir a marcar territorio pero al parecer el pueblo le gustó.

En cualquier caso, Tossa, que años después se hizo muy popular como lugar de vacaciones para muchos barceloneses, dedicó a la actriz una estatua de bronce que se encuentra dentro de la fortaleza. Al otro lado de la bahía hay otra estatua, en esta ocasión, de la diosa romana Minerva que otea el horizonte armada con un casco, un escudo y una lanza. Es obra del escultor modernista Frederic Marés.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s