Misterios en el corazón de Catalunya

¿Qué? ¿Cómo va la primavera? ¿Felices como unas castañuelas? Pues que sepáis que hoy no sólo es el primer día de la primavera y el Día Mundial del Agua sino también el Día Internacional de la Felicidad. Un poco surrealista, sí, pero menos de lo que parece. Con este día, que se celebra desde el año pasado, la ONU quiere concienciar sobre la importancia del bienestar para el desarrollo de las personas. O es que ¿tenemos suficiente con cubrir nuestras necesidades básicas? Los gobiernos, al menos los de aquí, difícilmente diseñarán políticas públicas para que seamos más felices pero algunos sí lo han hecho.

En los setenta, Bután estableció un nuevo sistema para medir el PIB: el Índice de Felicidad Nacional Bruta, que tiene en cuenta el desarrollo igualitario y sostenible, la consecución de un buen gobierno, el cuidado y la promoción de los valores culturales de cada región y la atención por el medioambiente. No sé económicamente cómo le irá a Bután pero creo que nuestro índice está en número rojos. Así que, una vez más y parafraseando a mi querido Bruce Springsteen, hay que cuidar de nosotros mismos.

Y, ¿qué mejor manera de ser un poco más felices que disfrutando en buena compañía de pequeños placeres como la buena comida, los paseos agradables o el descubrimiento de rincones sorprendentes? El sábado fuimos a comer calçots con unos buenos amigos a una masia de Sant Martí de Tous. Vale, quizá apuramos un poco, la temporada está a punto de terminar, pero estaban riquísimos aunque casi fuéramos en mangas de camisa.

Para bajar la comilona, Marc y Gemma nos llevaron a Álex, Élida, a mi chico y a mí a la Fou de Tous, un salto de agua. Teóricamente. Hace semanas que no llueve así que apenas quedaba una charca pero el lugar, con su frondosa vegetación, es precioso y con las lluvias primaverales recuperará su máximo esplendor. En cualquier caso, con el paso de los siglos —milenios, imagino—, el agua se ha abierto paso entre la tierra caliza creando desniveles y arañando las rocas para formar cuevas llenas de leyendas. La excursión fue cortita y asequible para todas las edades y estados, aunque si buscáis, tenéis rutas más largas y con mayor desnivel.

De hecho, toda la zona está llena de leyendas y Sant Martí de Tous acoge cada verano, desde 2010, el FesLleCat, un festival repleto de historias populares para pequeños y mayores durante tres días y una noche, en la que el ayuntamiento apaga el alumbrado público y seis mil velas iluminan el camino del misterio. Incluso el restaurante donde comimos tiene la suya propia. Se dice que el dueño de la masia tuvo un hijo con una criada y para que no lo supiera nadie, lo encerró en la buhardilla. Cuando creció, logró escapar y mató a todos los ocupantes de la casa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s