Mucho más que un bonito mercado

Hace poco despotricaba de mi horario (por cierto, os dije que varía cada semana, ¿verdad?) pero la pausa de dos horas para comer tiene alguna ventaja como, por ejemplo, aprovechar las jornadas de puertas abiertas en el Born Centre Cultural. Fue una visita fugaz que nos dejó con ganas de más y, al menos a mí, de leer Victus de Albert Sánchez Piñol. De hecho, ya estoy en ello.

Un trabajador del Born en 1962 en una foto de Xavier Miserachs.
Un trabajador del Born en 1962 en una foto de Xavier Miserachs.

Por un lado, está la monumental estructura de hierro forjado que albergaba el mercado con sus dos naves unidas por un cimborrio. Y es que la arquitectura en hierro me encanta. Claro que Josep Fontserè Mestre se pasó un poco con el tamaño (tiene 8.000 m2 frente a los 2.583 de la Boqueria, que concentraba el 40% de las ventas), por lo que acabó acogiendo el mercado central de frutas y verduras hasta que se inauguró Mercabarna en 1971.

Por otro lado, está su historia. Ver los restos de una ciudad, especialmente si es la propia, a dos metros o más bajo el nivel del suelo no deja de sorprenderme. Y luego está el trabajo mental para imaginar como era antes de 1714. Para ello es muy útil una maqueta a escala de la Barcelona de esa época y descubrir dónde está el Portal del Ángel o la plaza de Catalunya y tratar de imaginar como debían ser.

Poco después de ganar la Guerra de Secesión y la capitulación de Barcelona el 11 de setiembre, Felip V decidió construir una gran fortaleza, cuyo diseño encargó a Joris Prosperus van Verboom (quedaos con el nombre si os decidís a leer Victus si aún no lo habéis hecho). Además, para dotarla de una área de seguridad, ordenó demoler más de mil casas, el 17% de las que entonces había en la ciudad.

Según dicen, Felipe V obligó a los vecinos a derruir sus propias casas y, en algunos casos, a llevar las piedras hasta el lugar en el que se estaban levantando los muros de la ciudadela. Entre los escombros, quedaron objetos personales como vajillas, juguetes o pipas… En una exposición sobre la vida cotidiana de la época, se pueden ver las 1.800 piezas halladas durante los trabajos arqueológicos.

En el Born CC, hay otra exposición temporal sobre el asedio que sufrió la ciudad, con información sobre cómo iban vestidos, las armas de que disponían los combatientes de ambos bandos, cómo se organizaron… Y al final, una recreación en vídeo de las últimas horas del sitio. Es espectacular y muestra la lucha de cada bando en dos pantallas contrapuestas. Es como estar en medio del fragor de la batalla. No os la perdáis.

Anuncios

Un comentario en “Mucho más que un bonito mercado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s