El Barrio Chino de Joan Colom

El Museu Nacional d’Art de Catalunya (MNAC) rinde homenaje a Joan Colom, un cazador furtivo de imágenes que se convirtió en uno de los cronistas de la Barcelona más canalla y marginal. Retratató a prostitutas, borrachos y mendigos en los años 60 y durante las últimas tres décadas, en las que también fotografió a yonkies y turistas de baja estofa. Todavía no he podido visitarla pero os la recomiendo ya por si tenéis un rato, pues seguro que vale la pena.

Joan Colom (Barcelona, 1921) era contable y trabajó hasta los 36 años llevando las cuentas en una empresa. Sin embargo, lo dejó pues a veces las pasiones pueden más que las conveniencias, como en el caso del admirable Miguel Gil, quien dejó su trabajo como abogado para a irse a Bosnia con su moto como reportero de guerra.

Joan Colom, cámara en mano en 1961.
Joan Colom, cámara en mano en 1961.

Colom se aficionó a la fotografía a medidados de los cincuenta, aprendió por sí mismo las técnicas de toma, revelado y positivado, y empezó a captar el día a día de la ciudad. Disparaba a ciegas, sin visor, con la cámara en la mano o a la altura de la cintura, la mejor técnica teniendo en cuenta que trabajaba en el Barrio Chino y que la prostitución estaba prohibida y que el franquismo, pese a tolerar los burdeles, no deseaba que se exhibiera el negocio del sexo.

Algunas de esas imágenes, en blanco y negro, formaron parte del libro Izas, rabizas y colipoterras: drama con acompanimiento de cachondeo y dolor de corazón, acompañadas por textos de Camilo José Cela. “Yo no sabía que hacía fotografía social, buscaba imágenes que me emocionaran, busco ser una especie de notario de la época”, declaró años más tarde en una entrevista.

Un anciano conversa con una prostituta en el Raval.
Un anciano conversa con una prostituta en el Raval.

Sin embargo, en 1964 dejó de hacer fotos porque le denunció una mujer a la que retrató clandestinamente en el Barrio Chino y que aparecía en el libro. No fue hasta los noventa, tras jubilarse como contable, que volvió a coger la cámara para fotografiar, ya en color, la vida de la ciudad.

El fotógrafo, que se encuentra delicado de salud, quería exponer su trabajo antes de morir y en 2012 cedió más de 9.000 originales al MNAC, que hasta el 25 de mayo le dedica la exposición Jo faig el carrer, que recoge 500 imágenes tomadas entre 1957 y 2010 y que también muestra su trabajo tardío —en buena parte inédito aunque supone una parte importante de su archivo—, así como trabajos tempranos o la relación con otros fotógrafos como Català-Roca o Miserachs.

Anuncios

2 comentarios en “El Barrio Chino de Joan Colom

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s