Cordero al horno con patatas

Sé que algunos esperabais leer la receta del coulant de chocolate de Santi Santamaría, pero deberéis esperar unos días porque hoy es un día especial, así que cocina mi hermano. El domingo nos juntamos sin motivo alguno, sólo para vernos y degustar un maravilloso cordero al horno con patatas que él y su chica prepararon con mimo. Una receta rica y sencilla que primero preparaba mi madre, después mi padre (la hizo el día en que mi chico vino a comer a casa por primera vez) y ahora él.

Para hacer la pata de cordero, es importante pedir al carnicero que parta el hueso, pero sin cortar toda la carne (para que mantenga la forma). Así os resultará más fácil servirla. Después hay dos opciones, hacerla junto a las patatas o por separado. Con esta última opción, os quedarán más crujientes aunque hagáis lo que hagáis os quedarán igual de buenas.

Cordero al horno con patatas
Cordero al horno con patatas

El cordero, la especie de carne más antigua de los animales domesticados (en Oriente Medio se crían desde hace 9.000 años), hay que aderezarlo con sal, pimienta, tomillo, romero y unas hojas de laurel, y regarlo con aceite. Y ya está. Al horno a 200ºC entre 45 y 60 minutos (el tiempo variará del tamaño de la pata), dándole la vuelta cada 15 minutos para que se ase uniformemente. La primera vez se le puede añadir un vaso de vino blanco. ¡Ah! y se puede conectar el gratinador para que se dore bien.

Al mismo tiempo, y si queréis en la misma bandeja, podéis hacer las patatas. Para ello, hay que cortar cebolla en juliana y patatas en dados (la cantidad dependerá del hambre o lo glotones que seáis, a mi me pirran). Hay que añadirles unos cuantos ajos y aceite sin escatimar, y sazonar el conjunto con sal, pimienta , romero, tomillo y laurel. Como el cordero, hay que remover las patatas de vez en cuando y la primera vez, se puede añadir un vaso de vino blanco. En unos 45 minutos estarán listas.

Debo reconocer que a mi hermano las patatas le quedan más buenas. Según él, es porque las hace más a menudo pero, en cualquier caso, se merece una ola. El domingo fue un gran día lleno de buena comida hipercalórica (pero un día es un día), de buen vino, de buena conversación y de cine (la peli elegida no fue la mejor…). Merci tete!

 

P.D. Según el cocinero del restaurante de Castell del Remei, el cordero debe estar en el horno una hora más para que quede bien tierno. Y debe llevar razón porque ¡el suyo se deshacía!

Anuncios

5 comentarios en “Cordero al horno con patatas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s