Ensalada de granada y gulas

No soy muy fan de las ensaladas. Solo me gustan los canónigos, las espinacas, la rúcula… las hojas de jirafa, como las llama mi chico. Además, suelo maquillarlas bastante con fruta, frutos secos, quesos… y no me gustan que estén demasiado frías (cosas de familia). Así que cuando descubrí la receta que os voy a presentar hoy, me saltaron las lágrimas.

Hace ya tiempo encontré la receta en Directo al Paladar, como no. Además de granada y de gulas, lleva una vinagreta de miel y mostaza. La mezcla resulta muy armoniosa, tanto en lo referente a los sabores como a los colores y las texturas. La suavidad de las gulas contrasta con la crujiente y roja granada, cuyo sabor agridulce combina a la perfección con la vinagreta.

Es rara, rara, ¿no?
Es rara, rara, ¿no?

Antes de daros la receta, dejadme compartir con vosotros lo que he encontrado sobre la granada, una fruta que siempre me ha parecido de lo más extraña, con su gruesa piel que estalla esparciendo sus rojas semillas si no se recoge antes de que madure y que los egipcios ya consumían hace 4.500 años de antigüedad.

La temporada acabará en enero, así que aprovechad. Además de tener un valor calórico muy bajo, tiene un alto contenido en potasio, un mineral necesario para la transmisión y generación de los impulsos nerviosos y para la actividad muscular, y que interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.

También es rica en antioxidantes, por lo que ayuda a prevenir el cáncer. Otros componentes destacables son el ácido cítrico (de acción desinfectante, alcaliniza la orina y potencia la acción de la vitamina C), flavonoides (pigmentos de acción antioxidante) y los taninos, sustancias con propiedades astringentes y antiinflamatorias.

La foto no le hace justicia
La foto no le hace justicia

Pero bueno, a lo que iba: la ensalada de granada y gulas. Por un lado, hay que preparar la vinagreta con una cucharada de miel, otra de mostaza, vinagre de Módena y aceite de oliva (aunque sin pasarse porque las gulas también llevan un poco). Si queda muy espesa, podéis añadir un poco de jugo de granada. En realidad, en Directo al Paladar en lugar de miel, usan dos ajos y una guindilla bien triturados, lo que le da un punto picante y que también le queda muy bien.

Después se aliñan los brotes tiernos y se dora una guindilla y un diente de ajo laminado en un poco de aceite con las gulas y, aún calientes, las repartimos sobre las lechugas con la granada que habremos desgranado previamente. Si cuidáis la decoración (no como en la foto), es una buena opción para las comilonas de Navidad.

Anuncios

Un comentario en “Ensalada de granada y gulas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s