Una de aventuras para volver a los ochenta

Esta semana, doble entrega de cine. Esta vez, para recomendaros Super 8, una mezcla entre Los Goonies y E.T. con la que J. J. Abrams rinde homenaje a directores como Steven Spielberg, Geroge Lucas, Geroge A. Romero, Orson Welles… Una delicia de película que, si no lo habéis hecho ya, podréis ver esta noche en La Sexta (imagino que pronto la repetirán en La Sexta 3).

El protagonista de la historia es Joe Lamb (Joel Courtney), quien rueda, en el mítico formato que da nombre a la cinta, una película de zombies con sus amigos aprovechando las vacaciones veraniegas de 1979. Una noche, mientras graban algunas escenas a escondidas de sus padres, los chicos presencian un terrible accidente de tren.

A partir de entonces, empiezan a suceder cosas extrañas y varias personas desaparecen. El padre de Joe (encarnado por Kyle Chandler, al que vimos en King Kong y la serie de televisión Edición anterior, en la que recibía el periódico del día siguiente) investigará lo ocurrido en tanto que ayudante del sheriff pero muy pronto el ejército asumirá el mando. Y claro, con todo lo que han visto, los chicos tampoco se quedarán de brazos cruzados.

Está claro que Abrams no inventa nada, hemos visto decenas de pelis de aventuras juveniles, como Cuenta conmigo (y su maravillosa banda sonora, aunque toda la cinta se merece un buen post) además de las ya citadas. Sin embargo y pese a las críticas de algunos (que no entiendo), no es un remix sino más bien un clásico de los ochenta hecho ahora con mucho cariño.

Está muy bien hecha, los jóvenes actores están maravillosos, la historia tiene un ritmo in crescendo, la fotografía y la ambientación están super cuidadas y la banda sonora de Michael Giacchino puede recordar a las que componía John Williams para las pelis de aventuras de Spielberg. Lo peor es cuando Abrams muestra demasiado (no os diré qué ni cuándo), como casi le pasa al director de Tiburón. Menos mal que su montadora, Verna Fields, dejó al mínimo los frames en los que se veía el escualo.

Una curiosidad antes de acabar. El equipo acabó odiando, o casi, el tema principal de la película: My Sharona. Y es que los jóvenes protagonistas, que nacieron a finales de los noventa y desconocían el tema, se pasaron todo el rodaje cantando la pegadiza canción de The Knack, que debutaron en junio de 1979 con este sencillo.

Anuncios

Un comentario en “Una de aventuras para volver a los ochenta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s